Turismo en Málaga » Restaurado el Monumento a Torrijos en Málaga

EL ALCALDE DE MÁLAGA PRESENTA LA RESTAURACIÓN DEL MONUMENTO A TORRIJOS

El Alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha presentado esta mañana la restauración del monumento a Torrijos en la Plaza de la Merced. Esta intervención ha sido realizada por Quibla Restaura por encargo del Área de Cultura del Ayuntamiento que ha contado con la colaboración de Hijos de Manuel Bandera Vivar, Hexa y la Obra Social de Unicaja. Con más de 150 años de historia, este monumento funerario fue inaugurado 11 años después de que Torrijos y sus 48 compañeros fueran fusilados en las playas de San Andrés de Málaga, el 11 de diciembre de 1831.

En este acto, el alcalde de Málaga ha estado acompañado del concejal de Cultura y Distrito Centro, Diego Maldonado; Estrella Arcos de Quibla Restaura; Juan Carlos Bandera de Hijos de Bandera Vivar; Pedro Aragón de la constructora Hexa; y Francisco Molina de la Obra Social Unicaja.
LA INTERVENCIÓN SOBRE EL MONUMENTO A TORRIJOS
La restauración del Monumento a Torrijos ha seguido el tratamiento previsto, aunque la observación cercana de sus características y los daños que presentaba ha conllevado algunas variaciones en la intervención que han permitido conocer mejor el conjunto, según han explicado los responsables de estos trabajos, que se han prolongado desde el mes de julio hasta final de noviembre.

Los daños que se habían apreciado a cierta distancia (abundante suciedad depositada, costra biogénica –hongos y plantas-, alteración de la piedra, oxidación en los metales, intervenciones anteriores poco adecuadas o ya obsoletas) se han visto aumentados con la constatación de grietas y fisuras, lagunas de distinta consideración en los sillares, desaparición de algunos de los elementos ornamentales de las cartelas y manchas y cromatizaciones de muy complicada eliminación.

Algunas de las características formales constatadas han sido la cantidad de pan de oro aplicado originariamente en todas las coronas de laurel, las inscripciones y sobre ornamentaciones de los restantes elementos. Asimismo, se ha podido apreciar el sistema constructivo, empleando planchas de plomo como asiento entre las piezas del cuerpo superior.

La intervención, a rasgos generales, se ha llevado a cabo según las siguientes fases:
– Realización de cinco tipos diferentes de limpieza (eliminación manual de los cementos, limpieza con agua a presión, aplicación puntual de limpieza química, eliminación de costra negra, cromatizaciones y escorrentías con microchorro de arena, etc.).
– Retirada de todas las capas de pintura sobre los metales, reservando las zonas donde se apreció la presencia de pan de oro, muy recubierto por al menos dos capas de purpurina muy oxidada.
– Elaboración de moldes y vaciados en hierro fundido de las piezas ornamentales desaparecidas.
– Tratamiento de la corrosión de los metales.
– Consolidación en superficie y en profundidad de la piedra alterada y microfisurada.
– Relleno de grietas y lagunas con morteros específicos, posteriormente reintegrados cromaticamente.
– Acabado de los metales con taninos al alcohol y patinado.
– Dorado con pan de oro de los elementos considerados como destacables en todo el conjunto, a fin de que el resultado final devolviera el carácter original recuperando la estética decimonónica propia. Se obvia aplicar este acabado sobre la totalidad de los elementos donde se comprobó que existía originariamente, dado el fuerte cambio que esto supondría y por dejar cierto espacio al cambio que el propio paso del tiempo ha impreso sobre el conjunto.
– Aplicación de las pertinentes capas de protección-hidrofugación sobre metales y piedra. Estos productos específicos ejercen también la función de antigrasa y antigraffiti.
– Colocación de sistemas antipalomas en los niveles horizontales y moldurados de las zonas superiores.
HISTORIA DEL MONUMENTO
La plaza, que tras la visita del General Riego en 1822, hospedado en el número 15 de ella, había quedado unida al nombre de éste y a las libertades constitucionales, fue el lugar elegido para ubicar el monumento civil urbano más importante de los acontecimientos socio-culturales de la Málaga decimonónica y definidor de las ansias liberales de la ciudad: el erigido a la memoria del General Torrijos y sus 48 compañeros fusilados el 11 de diciembre de 1831 en las playas de San Andrés. Aunque, desde la muerte de Fernando VII existió la idea de levantar un monumento en el mismo lugar de los hechos, no fue hasta 1842 cuando se propuso ubicar en esta Plaza de Riego, evocando los antecedentes liberales del nombre del lugar y su excelente localización, si bien, se utilizó simbólicamente la arena de aquellas playas entre los materiales constructivos. Fue costeado por suscripción popular y diversas rifas, colocándose en abril la primera piedra. Las obras fueron realizadas con rapidez pues debía inaugurarse el 11 de diciembre, aunque para ello debieron eliminarse algunos elementos del proyecto, que fue diseñado por el arquitecto municipal Rafael Mitjana. También los problemas económicos contribuyeron a esta simplificación.

El monumento (para el que en principio se pensó reutilizar una espléndida columna que formaba el Triunfo de la Inmaculada en Antequera) puede estar inspirado en obras francesas de finales del siglo XVIII que influyeron mucho en los monumentos románticos españoles, por su bóveda subterránea, el clasicismo de las formas, el obelisco con toda su carga simbólica referente a la inmortalidad, o las coronas de laurel.

Este monumento funerario está formado por tres basamentos de piedra superpuestos; el central, recogido por cuatro mensulones en bronce, soporta las planchas con la dedicación del pueblo de Málaga y el pedestal superior, más esbelto, muestra las que ostentaban los nombres de los caídos por la libertad. Sobre ellos descansa el obelisco, estilizada forma piramidal despiezada en secciones que modulan su longitud para disponer coronas de laurel entrelazadas, siendo este motivo el que corona el vértice, en detrimento de la escultura de la Fama y los trofeos militares que fueron proyectados inicialmente.

Las obras se terminaron en el tiempo previsto, trasladándose los cuerpos desde el Cementerio de San Miguel, que se introdujeron en la bóveda subterránea tras los actos cívico-religiosos que dieron por inaugurado el monumento el 11 de diciembre de 1842. Sin embargo, quedaría aislado en la plaza hasta 1858, fecha en la que se reformó según un proyecto de José Trigueros, y toma el aspecto que conserva hasta la actualidad. El conjunto se cerró con una verja sobre un pretil con sencillas arcadas de piedra en los accesos de cada frente. Se dispusieron alrededor bancos-canapé, surtidores, farolas, una verja artística frente al monumento y se reordenó el arbolado existente.

Las placas que se han colocado en la tumba de Torrijos son una reproducción exacta de la original y han sido elaboradas por el taller de restauración de Patrimonio del Ayuntamiento de Málaga.

12 comentarios en «Turismo en Málaga » Restaurado el Monumento a Torrijos en Málaga»

  1. ¡Qué bien que hayan restaurado el monumento a Torrijos en Málaga! ¡Ahora a cuidarlo para que no se vuelva a deteriorar pronto!

    Responder
    • ¡Por fin se hacen cosas en este país! A ver si aprendemos a mantener lo que tenemos y no esperar a que se deteriore para actuar. ¡Enhorabuena a quienes han restaurado el monumento! Merecemos mantener nuestra historia viva.

      Responder
  2. ¡Qué bien que hayan restaurado el monumento a Torrijos en Málaga! ¡Unos aplausos para el alcalde! 👏👏 #OrgulloMalagueño

    Responder
    • Es maravilloso que se invierta en la restauración y preservación del patrimonio histórico. Esperemos que continúen con este compromiso en otras ciudades también.

      Responder
    • No entiendo por qué tanto alboroto por un monumento. Hay cosas más importantes en las que deberíamos invertir nuestro tiempo y dinero. ¿O acaso la restauración de un monumento va a solucionar los problemas reales de la sociedad?

      Responder

Deja un comentario


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.